Dalmáu Carles: de Gerona a los pupitres de América

EnciclopediaElementalCarlesDalmauFotoadicional

La historia del fundador de la editorial Dalmáu guarda cierto paralelismo con la de otros emprendedores del ramo como los burgaleses Saturnino Calleja y Santiago Rodríguez, personajes que en la deprimida España del siglo XIX y principios del XX sientan las bases de importantes grupos editoriales que contribuyen con sus publicaciones a modernizar la enseñanza y la pedagogía escolar en nuestro país.

Al igual que ellos, el gerundense Josep Dalmáu Carles, un hombre que carecía de los recursos de sus compatriotas, compaginará su labor de editor con la de autor de libros de texto y además ejercerá hasta casi el fin de sus días como maestro, obteniendo una visión directa de la triste situación que atravesaba la escuela pública en esos tiempos.

Vista de la pequeña localidad de Sant Cebriá dels Alls
Vista del pequeño pueblo de Sant Cebriá dels Alls, un pintoresco paraje del Bajo Ampurdán

Nacido un 20 de abril de 1857 en una masía de Sant Cebrià dels Alls, un pueblo de cien habitantes perteneciente al municipio de Cruïlles, e hijo de una pareja de granjeros, Cipriano Dalmáu y Catalina Carles, empleados en las explotaciones del Bajo Ampurdán a cambio de alojamiento y un porcentaje sobre los beneficios, nada hacía prever que su futuro se encaminaría a la enseñanza.

Contra todo pronóstico y en un ambiente bucólico pero poco propicio para cultivar la lectura y el saber, el curioso joven comienza sus clases en Calonge y continúa su formación en un centro particular dirigido por Joan Vilaret.

Pronto demuestra sólidas inquietudes intelectuales, políticas, sociales y pedagógicas y, para ayudar a su familia, trabaja a tiempo parcial de operario en una fábrica de corchos.

Trabajadores en una fábrica catalana de tapones de corcho
Trabajadores en una fábrica de tapones de corcho

A la edad de 13 años se desplaza a Palamós y durante el siguiente lustro combina los estudios con un empleo de contable en una empresa y cierta actividad como articulista en los diarios locales.

En 1877 contrae matrimonio con María Casademont Riu, con la que tendrá seis hijos aunque tres fallecen de forma prematura, e inicia, por altruismo y vocación -los asistentes pagaban veinticinco céntimos al mes por el uso del material-, una serie de clases nocturnas gratuitas de redacción, aritmética y escritura para los obreros de la factoría.

El éxito de la propuesta, que se extenderá cinco años, le obliga a ofrecer, a petición de los operarios, otra sesión diurna para sus hijos.

Maestro nacional

Es un periodo fructífero para Dalmáu que, impulsado por su sueño de convertirse en maestro nacional, en 1880 se matricula en enseñanza primaria elemental y superior de Magisterio en Gerona, estudios que concluye con sobresaliente a los 26 años cuando es nombrado titular de la escuela de Ventalló.

Retrato de Josep Dalmáu Carles. Fuente: www.xtec.cat
Retrato de Josep Dalmáu Carles. Fuente: www.xtec.cat

En lugar de conformarse decide completar su carrera con el grado universitario para lo que se desplaza a Madrid donde en un año se licencia con honores, además de aprobar el examen para la enseñanza especial de sordomudos y ciegos y ejercer un tiempo de secretario del político Manuel Becerra.

Después da clases en Sant Llorenç de la Muga y en Palamós, donde desarrolla y testa las técnicas de trabajo que desea implantar en sus aulas, hasta que en 1886 gana por oposición plaza en una escuela pública de niños de Gerona, una urbe de 15.000 habitantes con una tasa de analfabetismo del 35%, desde la que se enfrenta al Ayuntamiento para mejorar la capacitación de los profesores y las condiciones y el utillaje de las escuelas.

Una etapa vital que le permite vivir de primera mano la realidad del sistema público español de finales del XIX caracterizado por una concepción burguesa, caduca y trasnochada, que presentaba deficiencias notables en materia de recursos, programas de estudio e infraestructuras.

Aspecto que ofrecía una escuela rural leonesa a mediados del siglo XX. Fuente: www.fuenterrebollo.com/
Aspecto que ofrecía una escuela rural leonesa a mediados del siglo XX. Fuente: www.fuenterrebollo.com

En líneas generales, el panorama al que se enfrentaban maestros y alumnos era desolador salvo para los hijos de las clases altas que se matriculaban en centros privados y copaban el pequeño porcentaje de jóvenes españoles menores de 15 años que terminaban cursando estudios de formación media y superior.

La enseñanza elemental, abandonada por los presupuestos estatales, era ejercida por profesores desmotivados, sin capacitación o con ideas anticuadas y, al correr su sostén económico a cargo de los municipios hasta iniciada la pasada centuria, debía conformarse con locales ruinosos e insalubres y materiales paupérrimos.

La escuela Dalmáu

El joven Dalmáu, un apasionado maestro embebido de las ideas de la pedagogía progresista y el nuevo estilo educativo basado en la interacción con el alumnado y el estimulo de la creatividad de los jóvenes, no acepta esta lamentable situación y toma la arriesgada decisión de renunciar al proyecto e inaugurar una escuela de enseñanza primaria en su domicilio que luego derivará en internado.

Las peticiones de matricula pronto llegan al centenar y debe encontrar una nueva ubicación a la que seguirán otras muchas. El éxito desborda las mejores expectativas y contrata colaboradores para atender al medio millar de alumnos que acuden al centro, muchos procedentes de diversos lugares de la provincia, atraídos por sus excelentes resultados académicos y sus nuevos métodos de enseñanza.

images
Detalle de la portada de uno de los libros de Dalmáu

Su escuela de infantil, primaria y secundaria ofrece, además de las materias tradicionales, formación en comercio, idiomas, dibujo, derecho y preparación especial para Magisterio.

En pocos años es reconocido y su prestigio se extiende al aceptar gratuitamente la Cátedra de Caligrafía del Instituto de la ciudad y brindar, de nuevo, clases nocturnas para adultos y sordomudos.

Los principios educativos de José Dalmáu, un hombre enérgico, de estatura mediana, cabello corto y prominente mostacho, se caracterizaban por la disciplina, la puntualidad, el orden, el rigor en la exposición de las asignaturas y la búsqueda constante de la colaboración de los padres a los que informaba mensualmente de la conducta y los progresos de sus vástagos.

Los primeros títulos

Su faceta de autor se inicia en la última década del XIX y sus publicaciones van a revolucionar la pedagogía didáctica de la enseñanza primaria por sus innovadoras técnicas, la amenidad de los textos, las bellas ilustraciones y la cuidada presentación.

imagesNO752741
Los primeros títulos del autor Dalmáu se centrarán en la enseñanza de la aritmética

El primer libro en llevar su firma será ‘Lecciones de Aritmética 1ª parte’ (1890), una colección de ejercicios y problemas para iniciar al niño en el análisis del cálculo aprobada por el Consejo de Instrucción Pública. El segundo volumen se publica dos años después y es recomendado como texto escolar por una Real Orden de Alfonso XIII.

En 1984 edita ‘Aritmética razonada y lecciones de álgebra’, que obtiene la medalla de oro en la exposición científica de París entre otros muchos galardones, y un ejercicio después, para atender las necesidades de las familias trabajadores, presenta un económico ejemplar ‘Rudimentos de Aritmética, grado elemental’.

A éste seguirá, en 1897, un volumen aglutinando sus dos primeras publicaciones, y un año más tarde ‘Soluciones analíticas’, libro del maestro con las respuestas de los más de cinco mil ejercicios de la unidad, declarado texto oficial de la Escuela Normal y de Comercio.

En esos años también se implica activamente en la organización de los maestros y en el impulso de reformas escolares para dignificar la escuela pública.

imagesZFEUF2PV
El Camarada estaba dedicado al nieto del maestro
descarga
Infancia contenía narraciones breves con moraleja final

Un ejemplo de esta actividad es la presentación de la memoria ‘Enseñanza Integral’, que en 1901 se alza con el primer premio en el concurso especial de maestros públicos de Figueras.

En el texto expone sus ideas sobre la formación primaria y las medidas necesarias para renovar y modernizar las estructuras existentes e implantar un método activo que destierre de las aulas la memorización, la repetición y la rutina.

El estudio, que incluía unas atrevidas palabras dirigidas al ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, abordaba aspectos referidos al personal docente, los edificios y locales, el material escolar, los exámenes y otras cuestiones a mejorar.

El Dalmáu autor continúa produciendo títulos para los menores y lanza varios ejemplares para la enseñanza del lenguaje que serán muy bien acogidos en España e Hispanoamérica.

El Método completo de lectura consta de cinco volúmenes diferentes. Ese mismo año ven la luz la primera y segunda parte de ‘El Camarada’, dedicado a su primer nieto, Josep M. Pla Dalmáu, y en 1903 edita ‘Infancia’ que incluye una selección de narraciones breves con sentencias moralizadoras, y un manual, ‘Rudimentos de Derecho’, sobre la instrucción cívica en colegios y escuelas.

La librería y la imprenta

El siguiente ejercicio supondrá un gran salto al vacío para el entrañable maestro que, convencido de las posibilidades y bondades de su método educativo, abre en marzo la librería Dalmáu & Company en la popular plaza de l’Oli de Gerona para facilitar la distribución y venta de sus libros.

Plaza de l'Oli de Gerona, lugar donde se ubicaba la Librería Dalmáu
Plaza de l’Oli de Gerona, lugar donde se ubicaba la Librería Dalmáu

Dirigida por su hija Catalina será el punto de partida de la sociedad colectiva Dalmáu Carles & Cía, fundada en junio y centrada en la edición de volúmenes escolares y de texto, biografías, enciclopedias, atlas, ejemplares ilustrados, métodos pedagógicos y material didáctico y de enseñanza.

Contaba con un capital social de dos mil pesetas y como socios figuraban la madre del fundador, su hija y su yerno, aunque no aparecía el propio Dalmáu como consecuencia de una disposición del Ministerio de Instrucción Pública que impedía que los maestros nacionales de la época se encargaran de la edición de sus obras.

Los inicios de la empresa son modestos y, al principio, sólo dispone de una sencilla imprenta que hasta los años veinte no tendrá capacidad suficiente para editar los ejemplares del gerundense, tarea que asumirán diferentes compañías como Franquet, Henrich & Cía., Juan Vidal e I.C. Plauber, una unión temporal entre la casa Auber y Joaquín Pla Cargol, marido de Catalina.

Scan0012
Lecciones de Cosas sigue la tradición de las mejores editoriales españolas dedicadas a la publicación de libros ilustrados y de texto

El libro tercero del Método de Lectura, ‘Lecciones de Cosas’, una famosa recopilación de materias para ejercitar la recitación con temas tan variados como los minerales, los animales, los inventos, el universo o la poesía, se publica también en 1904 y seguidamente aparece ‘El primer manuscrito’ para la enseñanza de la escritura.

‘Deberes’, el cuarto escalón del aprendizaje lector, se presenta dos años más tarde y cuatro después acaba ‘Europa’, el segundo manuscrito que aborda la historia y actualidad de las naciones del continente y emplea diferentes tipos de caracteres, a la manera de los libros autografiados, porque Dalmáu creía que la lectura de muestras manuscritas favorecía interiorizar los conocimientos.

Para completar la formación del menor saca también, entre 1906 y 1908,  sus cuadernos de escritura, primero el método de Caligrafía Moderna con cuatro estilos diferentes (gótica, inglesa…) y posteriormente el sistema de Escritura Vertical con niveles graduales.

untitled
Método de Escritura Vertical Dalmáu. Fuente: www.todocoleccion.net

Con el fin de ganar terreno en un mercado dominado por las editoriales madrileñas y barcelonesas (Edelvives, Manuel Rosado, Perlado y Paez, Sucesores de Blas Camí…) se rodea de una nutrida nómina de ilustradores escolares, entre los que se encuentran Pujadas, Pellicer o M. Vázquez, y opta por publicar las obras más representativas de la Escuela Nueva.

Además, cuida el trato con los clientes, especialmente con los profesionales de la enseñanza, y aglutina todas sus referencias, tanto de libros de texto como de cartapacios y material escolar, en un catálogo ilustrado de 150 páginas publicado en 1910 donde resalta la importante red de distribución de la sociedad con puntos de venta en todo el territorio nacional y en América (Cuba, Costa Rica, EEUU, México, Uruguay y Argentina), Europa (París), África (Marruecos) y Asia (Filipinas).

Cuadernos de caligrafía Dalmáu. Fuente: http://bibliotypes.blogspot.com.es
Cuadernos de caligrafía Dalmáu. Fuente: http://bibliotypes.blogspot.com.es

La oferta incluía desde cuadernos de caligrafía, material de dibujo y pintura, esferas terrestres, mapas geográficos, aparatos científicos, juegos didácticos, tintas, lápices y plumas, libros de idiomas y obras de consulta hasta devocionarios y objetos religiosos, linternas de proyección, referencias musicales, artículos de papelería e imprenta, sobres, calendarios y murales, entre otros muchos objetos.

Ese mismo ejercicio la imprenta edita una revista divulgadora de periodicidad semestral, ‘Lectura’, centrada en el mundo cultural, artístico y literario de la ciudad de Gerona que durará cinco números.

EnciclopediaElementalCarlesDalmauFotoadicional3
Contenido de uno de los volúmenes de la Enciclopedia, un compendio de todos los conocimientos que, por etapas, necesitaba el escolar para sus estudios oficiales

1915 representa otra fecha importante para la empresa.

Ese año, gracias a la modificación de la legislación sobre sociedades mercantiles, la compañía amplía capital y se transforma en Dalmáu Carles, Pla & Cia (D. C. P.), quedando la propiedad dividida a partes iguales entre Josep y el matrimonio formado por su hija Catalina y su yerno Joaquim Pla.

La editorial presenta el libro ‘España, mi patria’, el quinto grado del método lector que versa sobre el conjunto de valores históricos de la nación, y el ejemplar ‘Lecturas Cívicas’ e inicia la profunda modernización de su imprenta que tendrá lugar a lo largo de los siguientes años y la llevará a convertirse en una referencia dentro del mercado nacional e iberoamericano.

images
‘España, mi patria’ versa sobre los valores históricos de la nación

En torno a 1917 traslada las instalaciones a un local de mayores dimensiones situado en la avenida Jaime I y renueva el equipamiento con la adquisición de nuevas máquinas manuales y automáticas, guillotinas, elementos tipográficos y dispositivos de encuadernación, además de montar un departamento de expediciones y una sección de carpintería para construir pupitres, pizarras, murales, mapas y mobiliario escolar.

En esa época, Dalmáu, una casa galardonada con numerosos premios en exposiciones científicas, edita un nuevo catálogo que incluye libros propios de Josep y de Joaquim Pla, ejemplares de otros autores españoles (Joan Bosch, Silvestre Santaló, Joan Llach…), cuentos, puzzles, mobiliario, tinteros de porcelana y una gran diversidad de referencias didácticas como las láminas de lenguaje y conversación infantil y las de fisiología y anatomía humana que, años después, incorporaran mecanismos de acierto y avisadores luminosos y acústicos.

Dalmáu Carles, Pla, S.A.

A comienzos de 1919 la compañía, con una plantilla cercana al centenar de personas, se convierte en sociedad anónima (Dalmáu Carles, Pla, S. A.) con un capital de 150.000 pesetas, del que más de la tercera parte corresponde al nuevo socio, Josep María Dalmáu Casademont, hijo del fundador.

EnciclopediaElementalCarlesDalmau
La Enciclopedia, un ejemplar voluminoso con ilustraciones y encuadernado en tapas duras, se convierte en un formato pedagógico muy demandado por el alumnado de la época y otras editoriales como Álvarez y Santiago Rodríguez comercializan sus propias versiones en torno a un temario que sufría pocas variaciones lo que aumentaba la vida útil del libro

Los años veinte traen excelentes noticias para la editorial que lanza su famosa Enciclopedia, una compilación de todas las materias de enseñanza reglamentaria que formaban el temario de las escuelas primarias.

En 1922 sale al mercado la ‘Enciclopedia Preparatoria’, un volumen de 268 páginas y más de 130 grabados, y el libro ‘Elementos de Ciencias Físico-Naturales’ y meses después se presenta la ‘Enciclopedia Elemental’ que tenía 413 hojas y el triple de ilustraciones.

Por otra parte, la sociedad potencia la sección de mapas geográficos políticos a color para escolares, actualizando la cartografía y modernizando el diseño de los murales de 120 centímetros de largo, y logra que algunos de sus títulos, con tiradas que oscilaban entre dos mil y veinticinco mil copias anuales, superen el medio millón de impresiones por ejercicio como ‘El Camarada’.

Postal con vista del patio del Grupo Escolar de Girona. Fuente: www.todocoleccion.net
Postal con vista del patio del Grupo Escolar de Girona. Fuente: www.todocoleccion.net

El éxito continuado de la compañía y la librería familiar, que se había mudado a un local mayor en la Rambla de Gerona, le permiten adquirir, entre 1924 y 1926, más de cinco mil metros cuadrados de terreno a las afueras de la ciudad para edificar una nueva factoría.

Estas buenas noticias se ven empañadas con el fallecimiento, el 18 de noviembre del año 1928, de Josep Dalmáu, uno de los más grandes y reconocidos editores del país.

Un personaje que, a lo largo de su existencia, compagino su labor de maestro, autor y empresario con una activa defensa de los valores y principios de la enseñanza pública, tanto en faceta institucional, desde la presidencia de la Asociación Provincial y la dirección del Grupo Escolar de Gerona -la escuela de la ciudad que representaba el nuevo espíritu pedagógico-, como en su esfera privada con una nutrida correspondencia epistolar con educadores de todo el país destinada a mejorar el conjunto de la instrucción nacional.

La muerte del impulsor, Caballero de la Real Orden de Isabel la Católica y de la Orden civil de Alfonso XII, no detiene la marcha de la compañía y se decide que la presidencia la ostenten, por un periodo rotativo de cinco años, Josep Maria Dalmáu Casademont y Joaquín Pla Cargol.

LibroescuelaPracticasFisicaQuimica
Joaquín Pla Cargol, profesor de la Escuela Normal de Maestros de Gerona y miembro de diversas sociedades científicas, toma el testigo del Dalmau autor cuando fallece el fundador de la editorial, intensificando su producción y presentando un gran número de obras como ‘Prácticas Elementales de Física y Química’, muchas de ellas concebidas y desarrolladas en colaboración con su hijo

Éste, autor de algunas obras anteriores al óbito del maestro (‘Nociones de Historia Natural’ de Grado Superior y Medio, ‘Las Civilizaciones’, ‘La Tierra y su historia’ y ‘La Tierra y el Hombre’), asume también su rol de escritor y de su mano brotan los títulos ‘Países y Mares, el tercer manuscrito’ (1929), ‘Nociones de Física y Química’ (1929) y ‘Elementos de Fisiología e Higiene’ (1930).

Es también el momento de renovar el logotipo de la sociedad, impreso en la sobrecubierta y creado en 1904 por el famoso dibujante J. Renart.

Se trataba de una mujer de largos cabellos mirando a la izquierda y enmarcada en una medallón, con las palabras Ciencia y Literatura, sobre el que aparece un libro abierto con las iniciales del maestro gerundense, letras que desaparecen a raíz de su muerte.

El anagrama, del que existen doce versiones, evoluciona con el paso de los años, primero hacía una forma más esquemática y luego incorporando una pareja de niños en lugar de la figura femenina.

EnciclopediaElementalCarlesDalmauFotoadicional - copia
Existen doce versiones del famoso anagrama de la compañía, la más antigua creada por el dibujante Renart

Después, se elige un rombo con las iniciales de la editorial -una creación del ilustrador Narmas-, se introduce el nombre completo de la empresa y su localización en el diseño clásico y, en décadas posteriores, la sociedad opta por símbolos representativos más mundanos como una flor, una oca o un castillo.

El último volumen de las Enciclopedias, el de Grado Medio, de 616 páginas y 700 grabados, obra póstuma del fundador, llega en 1931 y será el primero en imprimirse en las nuevas instalaciones de la empresa situadas en las calles de Joan Maragall y Juli Garreta, cuyas obras finalizan dos años más tarde.

Contaban con talleres de mobiliario y material escolar y amplios departamentos de composición mecánica, encuadernación, barnices, maquinaria, oficinas y embalaje, además de extensos almacenes con referencias ordenadas para su envío y expedición.

La editorial, que a principios de la década era una de las principales compañías del sector, continúa en su línea de renovar y modernizar el material educativo.

El catálogo de la empresa, que monta una exposición permanente en Madrid para facilitar el contacto con sus clientes, recoge un millar de objetos escolares y trescientos títulos.

Entre ellos numerosas referencias de Joaquim Pla que, en colaboración con su hijo, redacta nuevas obras escolares y de consulta.

Aparece el ‘Primer libro’ para el grado inicial, el ‘Segundo libro, ideas, hechos y ejemplos’ (1932), el ‘Tercer Libro’, ‘Prácticas de Historia Natural’, ‘Ciencias Físico Naturales’ y ‘Nociones de Física y Química’ (1934).

LibroescuelaPracticasFisicaQuimicaFotoadicional4
Estos nuevos libros de texto buscaban ofrecer los contenidos de manera amena y didáctica y los acompañaban con ilustraciones y dibujos para hacer más ágil la lectura y favorecer la asimilación de los conocimientos

La editorial también publica obras en catalán motivadas por la proclamación de la II República y la creación de la Generalitat de Cataluña (‘Llibre dels infants’, ‘Lliçons de coses’ y ‘La Terra Catalana’), piezas de otros autores como Esteban Forcadell (‘Agricultura’) y Alejandro Manzanares (‘Estampas literarias’) e incluso algunos libros desplegables o pop-up.

Igualmente lanza bolsas para prácticas de teneduría de libros y renueva su sección de cartapacios ilustrados, aprobados por el Consejo de Instrucción, con 22 unidades para el aprendizaje de los caracteres inglés, redondo, gótico y bastardo francés y otras para el inglés vertical, el bastardo español y la caligrafía española y americana.

Los conflictos bélicos

La marcha de la compañía se altera bruscamente por el estallido de la Guerra Civil. La sociedad es colectivizada a finales de 1936 y padece dificultades laborales y económicas, además de una fuerte reducción del mercado editorial motivada por el conflicto y saqueos resultado de los bombardeos y las acciones militares.

Panorámica de una escuela rural durante la II República ESpañola. Fuente: www.elferre.org
Panorámica de una escuela rural durante la Segunda República Española. Fuente: www.elferre.org

A finales de 1939 el presidente de la sociedad, Josep Maria Dalmáu, huye al exilio y sus tareas las asume Catalina Dalmáu Casademont bajo cuya dirección -será nombrada presidenta en 1943-la compañía recupera poco a poco el ritmo de producción.

Obligada como todas las del sector a incluir a partir de entonces en sus textos el lema ‘España, una grande y libre’, debe luchar contra las restricciones que afectaban a la energía eléctrica, las dificultades para obtener papel de calidad, la reducción de la demanda y la pérdida casi completa del mercado iberoamericano.

Hechos que se agravan con la II Guerra Mundial y la consiguiente escasez e incremento del precio de las materias primas (tintes, cartón, telas, colas…) unida a la carencia de piezas de recambio para la maquinaria, con mercados tradicionales como el alemán y el italiano colapsados, lo que lleva a la dirección a contratar un técnico alemán para las reparaciones.

untitled
El Nuevo Camarada tuvo una buena acogida en los cincuenta

Se decide reeditar todos los títulos del catálogo antiguo y se lanza el volumen ‘Enciclopedia Autodidacta’ (1945), un ejemplar de 1.502 páginas con 32 láminas y 1.300 grabados, que obtuvo bastante éxito ya que compilaba todas las materias que formaban la base de la mayoría de las oposiciones públicas.

A mediados de los cincuenta Dalmáu S. A. llega a imprimir treinta mil libros semanales entre sus ejemplares tradicionales (‘El Camarada’, ‘Países y Mares’…) y los nuevos que se incorporan al catálogo como ‘El Nuevo Camarada’, ‘Avecilla’, ‘Manojo’ y, más tarde, ‘Gramática’ y ‘Geometría’.

Sin embargo, la producción sobrepasaba los pedidos y, en 1958, la dirección toma algunas decisiones estratégicas para recuperar los mercados perdidos.

Saca para los escolares de primaria una nueva visión de sus Enciclopedias bajo el nombre ‘Enciclopedia Escolar Estudio’ con cinco versiones graduadas (Libro Colorado, Amarillo, Verde, Azul y de Iniciación Profesional Industrial y Artesana) de gran calidad técnica y pedagógica y con ilustraciones de Joaquim Pla Dalmau.

Libros que se completan, en 1960, con la colección de tapa dura ‘Labor Escolar’ para los ciclos de enseñanza elemental y formación profesional (‘Comienzos’, ‘Fundamentos’, ‘Perfeccionamientos’ y ‘Junior’) que incorporaban, por imposición, apartados de religión y formación patriótica.

Los juegos escolares, didácticos y de mesa

Además, la empresa actualiza la línea de material escolar para niños (mapas, pizarras, compases, juegos, láminas…) y edita la guía ESACMA para mostrar las aplicaciones y utilidades que tienen sus artículos dentro de este campo.

Abarcaba desde material para ejercicios sensoriales y motores, juegos froebelianos y elementos para motivar el desarrollo de la percepción hasta referencias para activar el juicio y el raciocinio en el menor, tanto individuales como grupales, y piezas para ejercitar el pensamiento infantil (asociación de ideas, retención de imágenes, reconstrucción de formas, identificaciones…).

Las láminas y puzzles de anatomía fueron una de las referencias más populares de la empresa catalana
Las láminas y puzzles de anatomía fueron una de las referencias más populares de la empresa catalana

Se trataba, en líneas generales, de artículos pedagógicos, resistentes, estéticos, fáciles de limpiar y con elementos esmaltados y plastificados construidos en papel, metal y madera.

Uno de los más famosos fue ‘Arquitectura’ que se presentó en diversas líneas y consistía en un juego de construcción con 30, 47, 51 y 91 piezas de madera en diferentes colores.

En los sesenta la llegada a la gerencia de Joaquim Pla Dalmau, hijo de Joaquim Pla Cargol y Catalina Dalmau Casademont, trae consigo ideas frescas y la compañía presenta los primeros juegos de tablero, estrategia, rol y basados en programas de televisión que se convertirán en el eje central de su actividad.

La editorial crea un sello específico para su línea de juegos educativos, un cisne que representa las iniciales de su denominación comercial
La editorial crea un sello específico para su línea de juegos educativos, un cisne que representa las iniciales de Dalmáu Carles, Pla

En esa época el Ministerio de Educación y Ciencia convoca un concurso para abastecer gratuitamente de todo el material escolar necesario a los alumnos públicos españoles, incluyendo libros, lápices y cuadernos, lo que parece una excelente oportunidad para consolidar el futuro.

Sin embargo, las exigencias en materia de temática y textos y, principalmente, la obligación de imprimir a todo color exige grandes inversiones a la compañía gerundense que debe adquirir maquinaria offset y dispositivos auxiliares.

A pesar de comprar una unidad dotada de la nueva tecnología para no quedar fuera de juego del mercado de libros de texto de enseñanza primaria, los acontecimientos terminan por desbordar a la sociedad que renuncia a presentarse a nuevas convocatorias.

Desde entonces publica títulos, guías, revistas y folletos centrados en la ciudad de Gerona y focaliza la actividad en su nueva rama de negocio, que intensifica con la creación de un departamento comercial especifico, y en la producción de programas y etiquetas de imprenta para otras marcas catalanas como la sociedad anónima Grober especializada en cordones para calzado.

Mapas y rompecabezas

Dalmaú también realiza gran cantidad de mapas murales, globos terráqueos y láminas de anatomía humana para las escuelas públicas del estado a lo largo de once años en los que obtiene encargos de relevancia.

En 1960 se adjudica la producción de 3.250 mapas de España y 568 láminas y mantiene cifras elevadas hasta principios de la década de los setenta cuando manufactura el último encargo de más de 13.000 mapas del país y de los cinco continentes, litografiados y empastados sobre aglomerado.

Uno de los mapas de grandes dimensiones que la editorial fabricaba para las escuelas españolas
Uno de los mapas de grandes dimensiones que la editorial fabricaba para las escuelas españolas

El giro en la política gubernamental y la apuesta por un nuevo papel plastificado que permite unidades más ligeras y de mejor calidad acaba con esta rama del negocio.

Dentro del apartado de los juegos educativos y de mesa, que junto a las esferas mantienen a la empresa en primer plano del sector hasta principios de los años ochenta, hay que resaltar algunas creaciones notables como ‘Los cuerpos geométricos’.

Formaban parte de los concursos de Magisterio y venían acabados en madera, material que será sustituido después por el plástico. Se vendían en cajas de 10, 15 y 20 piezas y en una lujosa edición de 25 elementos y 5 figuras planas que costaba 620 pesetas.

También destaca la línea ‘Deceplast’, construcciones y mosaicos con partes plásticas de generoso tamaño que facilitaban la manipulación a los niños, y los rompecabezas basados en las letras del alfabeto y en sencillas operaciones de cálculo (Compongo y Leo, Mi Abecedario y Suma y Resta).

Igualmente, son muy atractivos los puzzles educativos (En el circo, En el campo, Festival de disfraces, En el parque de atracciones…), los basados en cuentos infantiles y los inspirados en series de la pequeña pantalla (Orzowei, Heidi, Marco, Equipo A…).

Dalmáu se reinventa a partir de los sesenta gracias a los juegos de sobremesa, estrategia y rol
Dalmáu se reinventa a partir de los sesenta gracias a los juegos de sobremesa, estrategia y rol y a los basados en programas de televisión

Por último, hay que citar también los artículos de sobremesa como Juego de Letras, Carrera a la Luna, Rallye Ibérico, Fórmula 6, La Reconquista -un  producto educativo basado en la historia y la geografía de España-, Regatas Optimist, Quirófano 3 y Aprende Pescando.

En este apartado, fueron muy famosas las referencias relacionadas con el concurso televisivo ‘Un, Dos, Tres… responda otra vez’ que aparecen por primera vez en 1972 y continuarán después con las ediciones de La pera y La Botilde (1983).

En los años ochenta, Joaquim Pla Bartina asume la presidencia del Consejo y se acuerda una ampliación de capital de siete millones de pesetas que serán cubiertos por un socio ajeno a la estructura, lo que pone fin a más de setenta años de gestión familiar y condena a la compañía a su desaparición.

A finales de la década, la sociedad Alzamora Artegráfica toma el control y la histórica editorial cesa su actividad ocho años más tarde aunque, hoy en día, se mantiene operativa a efectos comerciales.

DSC02204
La editorial Dalmáu fue uno de los productores de mapas y globos terráqueos más relevante del territorio nacional

Globos terráqueos

La compañía gerundense fue una de las editoriales españoles más importantes en esta materia, con una producción que se inicia en torno a los años veinte y recoge múltiples ejemplos de tamaños y montajes diversos.

Las primeras bolas que salen de sus talleres suelen presentarse con cuerpo de escayola, soporte y base de madera, mapas de papel litografiado y semimeridiano de bronce.

GloboterraqueoescayolamaderaCarlesDalmau
Mapamundi esférico realizado en colaboración con SOGERESA

Es el caso de la que aparece encima de estas líneas, fruto de la colaboración con SOGERESA (Sociedad General de Representaciones y Suministros), una de las compañías más acreditadas en materia de fabricación y venta de referencias científico-didácticas que fue constituida en 1919 y tenía sede en Madrid y Barcelona.

Con un peso cercano a los tres kilogramos, una altura de 54 centímetros y un diámetro de 22 centímetros constituye un bello ejemplo del encanto que aún destilaban los globos de principios de la centuria pasada.

DSC01954
Esfera de pequeño tamaño suspendida sobre semimeridiano de bronce y con soporte del mismo material

La siguiente pieza que se aprecia en las imágenes recuerda, por su pequeño tamaño, a los globos de viaje, tan de moda entre la clase alta europea, pero en lugar de salvaguardarse en un estuche a juego se presenta sostenida en una peana de bronce decorada con volutas y grabados vegetales.

Con un diámetro tres veces inferior al anterior, ofrece un mapamundi más impreciso pero de factura equivalente y data de una época similar.

En el continente africano podemos apreciar la inclusión de Abisinia y la Unión Sudafricana, un hecho que nos ayuda a dilucidar la fecha aproximada de producción.

Recurrir a elementos como el trazado del meridiano, la caligrafía, los extranjerismos, las fronteras, los nombres de países y otros detalles geopolíticos es un recurso habitual entre los investigadores para enmarcar las esferas en su contexto histórico.

DSC00352
La editorial gerundense gustaba de montar sus globos sobre bases de metal cromado

Los últimos globos terráqueos que ilustran este post, uno de gran tamaño (43 centímetros de alto por 28 de diámetro) y otro de dimensiones intermedias (24×14), fueron producidos en los años cuarenta y principios de la década de los cincuenta, justo antes de que se generalizaran los modelos acrílicos y salieran las reproducciones de esferas históricas y las unidades con iluminación eléctrica.

Presentan un cuerpo de escayola recubierto con lámina de papel de vistosos colores y soporte triangular de metal cromado, un elemento que puede aparecer también en madera lacada.

A partir de los sesenta y setenta, como hemos comentado, esta exitosa y prestigiosa sección de la compañía recibirá un fuerte impulso.

DSC00355
Recurrir a elementos cartográficos y geopolíticos es práctica habitual entre los especialistas para datar las esferas con mayor precisión

Se actualiza la cartografía de los mapas, que incorporan las fronteras políticas, y se busca dotar de más vivacidad a los colores y suavizar la tonalidad azul de los océanos con el fin de diferenciar mejor los países y resaltar los continentes.

También se mejoran los barnices, con compuestos más brillantes, y se modernizan los embalajes con cajas de cartón a color.

Otro cambio fundamental afecta a la cáscara de la esfera que en los inicios era de yeso o arpillera y cuya fabricación exigía un molde para juntar las dos mitades y un soporte sólido que aguantara el exagerado peso de la bola.

Ahora, estos materiales se sustituyen por los plásticos suministrados por la empresa de Marcel Miró, aligerando el conjunto y abaratando el proceso y el producto final.

Igualmente, se decide encargar el paso más laborioso y delicado de la manufactura, el recubrimiento con los gajos de los mapamundis, a empresas externas pero, ante el miedo a perder prestigio y nombre, se opta finalmente por cederlo a las hermanas clarisas.

En la década de los setenta, aparecen en el mercado español las primeras esferas luminosas importadas de Alemania, que obtienen gran éxito como regalo navideño y para comuniones y cumpleaños.

Permiten vislumbrar mapas físicos y políticos en la misma unidad y, a veces, se acompañan de lupas y están dotadas de relieve para apreciar la topografía.

imagesI64DM8V8
Los globos luminosos Dalmáu eran suministrados por una compañía italiana establecida en Borgonovo Lengo

La compañía reacciona entrando en contacto con diversas empresas europeas para incluir en su catálogo estas nuevas referencias, algo que logra cuando llega a un acuerdo comercial con una empresa italiana establecida en la localidad de Borgonovo Lengo.

Los globos eléctricos Dalmáu se comercializan en embalajes de cartón monocromos de tonalidades diferentes en virtud del diámetro (20, 25 y 30 centímetros) y, en 1980, sus diferentes modelos con o sin luz (Lume, Mercator, Relieve, Nadir, Discovery, Orión, Geo, Zenit y Orbis) suman unas ventas cercanas a las 89.000 unidades con un valor superior a los noventa millones de pesetas.

Una cifra nada despreciable para una compañía polifacética que, tras ganarse en los inicios el favor del público con sus libros de escuela, se convirtió en los años veinte en un gran emporio editorial y supo reciclarse en los sesenta y setenta como productora de juegos de mesa y artículos cartográficos hasta fenecer una vez perdido el faro Dalmáu Pla.

Artículos e ideas originales para sorprender regalando
Artículos e ideas originales para sorprender regalando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.