Sandoz Pop Art, dial misterio y estética futurista

Esfera de círculos concéntricos en color negro y gris de la colección Pop Art

Queremos empezar el nuevo año hablando de un bello, raro e inusual reloj de pulsera, el Sandoz Pop Art, una unidad de corte futurista que seduce a primera vista, sorprende e induce a la confusión por su original manera de presentar la hora empleando discos giratorios.

Esta referencia, arquetipo de los modelos dotados con dial misterio, nos va a servir de hilo conductor para analizar una gama de diseños vanguardistas, que rompen con la apariencia estética tradicional de las esferas y aparecen en el mercado durante las primeras décadas del siglo pasado.

Muchas marcas de prestigio y de gama media (Longines, Jaeger-LeCoultre, Zodiac, Vacheron, Hamilton, Cartier, Bulova, Mondia, Juvenia, Elgin, Louvic, De Luxe, Alavente, Mido…) comercializan estos relojes de funcionamiento enigmático, que parece carecer de explicación debido a que no se advierte el vínculo entre la máquina y las agujas o los elementos móviles o resulta difícil localizar el mecanismo.

Vista del dial misterioso del modelo fabricado por la casa Sandoz

Esta gama de unidades, algunas con movimiento dinámico en el mismo dial como el psicodélico modelo caleidoscopio Cocktail de la firma Ernest Borel y otras con hipnóticos índices y agujas que parecen flotar en el aire, entroncan con la magia de los relojes misteriosos de los que existen testimonios escritos que se remontan al año 1751.

Para la horología un reloj misterio se define, de forma genérica, por la complejidad que exige discernir cómo trabaja, así que usar el calificativo para identificar o no una determinada pieza depende de la imaginación y los conocimientos del observador que se cuestiona su funcionamiento.

La hipnótica esfera del modelo Cocktail. Fuente: www.ebay.co.uk

Nicolás Grollier de Serviere, un militar retirado convertido en relojero autodidacta, fue el primer artífice conocido en gestar relojes extraños y de gran rareza, un oscurantismo que se acrecentaba porque no facilitaba ningún manual o indicación sobre su funcionamiento.

Su creación más famosa fue una unidad de mesa con forma de estanque, con una tortuga que flota en el agua y es la encargada de marcar la hora en el bisel graduado del borde debido al magnetismo, un fenómeno poco conocido en la época que despertaba asombro entre el público.

En la siguiente centuria hay datos sobre piezas de escenario elaboradas para sus exhibiciones por el ilusionista francés y padre de la magia moderna, Jean-Eugène Robert-Houdin, que empleaban discos de cristal superpuestos dentro del marco de la esfera y ocultaban sus mecanismos de manera inteligente, y de otros autores como Guilmet de París o Henri Robert.

Reloj misterioso de sobremesa con tortuga de Serviere. Fuente: www.siegelson.com

Este último construye una unidad con cristal transparente sobre el que se mueven libremente las agujas -sin que se advierta la máquina ni la conexión con otros elementos-que pueden girarse con la mano en ambas direcciones y al liberarse marcan, de nuevo, la hora correcta gracias a que cada una lleva un mecanismo motor.

A principios del siglo XX, la casa Cartier sigue los mismos preceptos de Houdin para gestar relojes misterio de sobremesa en estilo Art Decó en los que los discos con indicadores horarios aplicados son accionados por un tornillo sin fin escondido.

El más conocido fue el modelo A de 1910, diseñado por Louis Cartier en colaboración con el relojero Maurice Couet, en el que las agujas se incorporan a discos de cristal transparente, con circunferencia dentada oculta dentro del marco del dial, y el mecanismo se encuentra dentro de la base, con engranajes que se extienden a través de la caja y giran los discos a la velocidad requerida.

Modelo A de la marca Cartier. Fuente: https://doyle.com/auctions

También se fabrican en Suiza (1890-1910) relojes de bolsillo mecánicos con la máquina camuflada alrededor de unos cristales solidarios de las agujas.

El francés Hugues Rime es considerado el inventor del primer reloj misterioso de este tipo en el que el movimiento se transmite a las agujas mediante una rueda dentada de cristal transparente

Su creación, comercializada por la firma Armand Schwob et Frère, tuvo gran éxito en Europa y Estados Unidos.

El gusto por los relojes con dial misterio ha atravesado diversas fases aunque nunca ha desaparecido de todo y siguen editándose referencias que cumplen estos parámetros, del impacto de las series Santos y Rotonde de Cartier o de la colección Masterpiece de Maurice Lacroix,

En torno a la década de 1920 se vive una etapa álgida pero cuando más modelos y propuestas interesantes de firmas punteras aparecen será entre los años cincuenta y los setenta, con notables ejemplos de relojes de pulsera de gran atractivo coleccionista.

Galaxy Mystery de Jaeger-Le Coultre. Fuente: https://www.tnsdiamonds.com

La popularidad de los nuevos plásticos transparentes favorece la gestación de este tipo de unidades ya que no era necesario recurrir a modificaciones técnicas en los calibres.

Hay varias referencias a destacar.

El Galaxy Mystery de Jaeger-Le Coultre presentado en los años cuarenta obtuvo una gran aceptación gracias al minimalismo del dial y a sus marcadores de diamante, que sustituyen a las agujas de horas y minutos y flotan sobre la esfera metálica.

Otros fabricantes siguen el mismo concepto de discos giratorios pero en lugar de hacerlos flotar por encima del dial los integran en la esfera como es el caso del Longines Mistery Dial de 1950 que reemplaza la aguja de la hora con un disco y mantiene la estándar para los minutos.

Lonines Mistery Dial. Fuente: https://www.thewatchforum.co.uk
Zodiac SST Astrographic. Fuente: https://global.rakuten.com

Las interpretaciones más audaces, atrevidas y divertidas de este concepto llegarán entre finales de los sesenta y principios de los setenta, influidas por la época hippy, la psicodelia y la querencia por el espacio.

El Zodiac SST Astrographic cambia las agujas por tres discos transparentes superpuestos, bastones, puntas y un círculo rojo flotante para el segundero mientras que el Longines Comet recurre a una gran aguja de punta de flecha para expresar los minutos y a un punto giratorio para marcar la hora, elementos imaginativos que combinados con una apuesta cromática atrevida y una caja cuadrada le conceden una acogida entusiasta.

Agujas sustituidas por discos de cristal e índices flotantes en los relojes de dial misterioso

La serie Pop Art de mediados de los setenta no tiene nada que envidiar a sus coetáneos.

Lanzada por la histórica casa suiza Sandoz, gestada a finales del siglo XIX por Henri Frédéric Sandoz cerca de la localidad de Tavannes, se presenta con un diseño de esfera espectacular y muy vintage.

Variación del Pop Art en naranja y negro. Fuente: http://www.sometimeago.com

Disponible en un trío de combinaciones de cajas de acero inoxidable y diales de vistosos colores (negro-gris, negro-naranja y negro-azul) protegidos por cristal mineral, viene alimentado por un preciso mecanismo dorado de cuerda automática y alta calidad sobre 25 gemas (calibre FHF 908).

Sandoz también comercializó el modelo en azul y negro. Fuente: https://www.pinterest.es

Un movimiento antimagnético con sistema Incabloc y función de calendario  (día y fecha) de cambio rápido a la altura de las seis.

La unidad cuenta con fondo roscado

La esfera, un visual diseño de círculos concéntricos, presenta índices redondos y agujas rectangulares luminiscentes, además de segundero central triangular en blanco, y el reloj se acompaña de un práctico brazalete a juego con cierre desplegable de seguridad.

Con unas medidas algo escasas para los gustos actuales pero en línea con las directrices de la época -3,7 centímetros de diámetro, sin contar la corona con el anagrama de la marca, y 1 de grosor- y un peso de 90 gramos con armis, el Sandoz Pop Art es una de las creaciones de esfera misteriosa más buscadas por los coleccionistas y aficionados a los relojes antiguos y vintage.

Un perfecto compañero, que aúna diseño vanguardista, estilo retro, excelencia mecánica, capacidad de sorpresa y un acabado vistoso y llamativo, disponible en nuestra tienda online.

El regalo ideal para los amantes de la auténtica relojería suiza de época.

Detalle del calibre dorado FHF 908

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.