Regia y Stylflex: apuntes de dos marcas españolas

Si hace unos días hablábamos de la marca española de estilográficas Soffer hoy queremos referirnos a otras dos firmas que operaron en nuestro país. Una muy conocida, Regia, considerada por muchos como la primera capaz de sacar al mercado una pluma 100% nacional, y otra bastante inusual como es Stylflex.

Dos nuevos ejemplos de producción nacional que vienen a confirmar que Barcelona y su entorno fueron el principal foco de atracción del sector, ya que la mayoría de las empresas que por esos años trabajaban en España se asentaban en Cataluña, y que algunas firmas lograron producir modelos de alta calidad, con resinas, celuloides e incluso baquelita.

Unidades de diseño autóctono que nada tenían que envidiar a las comercializadas por las grandes casas estadounidenses o europeas. Sin caer en la burda copia, como algunas estilográficas vendidas en nuestro país en la década de los cincuenta, aunque con reminiscencias del diseño imperante y marcado por gigantes como Sheaffer o Parker.

La firma Regia fue fundada en Barcelona por los hermanos José y Pascual Vila Sivill, marquistas de ANTINIA, entre finales de los años treinta y principios de los cuarenta. Al parecer, su logotipo, una corona, fue encontrado en una enciclopedia mientras buscaban ideas para un monograma y lo eligieron porque les pareció que transmitía distinción, elegancia y finura.

En esa época adquieren la empresa de The Font Pelayo Pen, creada en Barcelona antes de la Guerra Civil por Vicente Martín, oriundo de Segovia y mayorista de artículos de escritura, y montan, en colaboración con Baldomero Curiá, la factoría Vicurvi, equipada con la tecnología más avanzada del sector como tornos, prensas o pulidoras.

Inicialmente, diseñan plumas con galalita traída de Gran Bretaña, un material conocido como hueso o marfil artificial y formado a partir de una mezcla de caseína de leche y formol que le otorga equilibrio entre dureza y maleabilidad, y después amplían la gama con estilográficas creadas a base de celuloides marmolizados y nacarados, acetatos y compuestos plásticos.

Por lo que respecta a los métodos de carga de tinta, emplean básicamente el sistema a presión y la palanca, por su coste y efectividad, mientras que en los modelos optan por diseños variados para señora y caballero de formas redondeadas o cuadradas, grandes o ‘ring top’, y una extensa gama cromática, aunque también sacan, como muchas otras firmas en esos momentos, algunos similares a la Parker 51, con la parte superior en metal dorado o plateado, o con capuchones y clips que recuerdan a la línea Balance de Sheaffer.

 Sus creaciones obtienen muy buena acogida en un mercado ávido en esos momentos de artículos de escritura por el conflicto bélico en Europa y el cierre de las fronteras nacionales a los artículos extranjeros y logran vender miles de unidades durante la década de los cuarenta.

Desgraciadamente, un nuevo invento les conduciría a la ruina. En una decisión que, en principio, pareció acertada, deciden comercializar el precursor del bolígrafo, inventado por el húngaro-argentino Biro, al que llaman Regia Continua pero, tras un éxito fulgurante, su mal funcionamiento y su compromiso de devolver el dinero a los compradores llevaría a la empresa a la bancarrota a principios de los cincuenta.

Durante esos años de vigencia del catálogo, la compañía barcelonesa sacó diversos modelos como el Regia Super o el Super Gigante y también modelos escolares, de comunión o para señoritas con precios económicos, desde las seis pesetas, hasta tarifas elevadas en esos años, por encima de las trescientas pesetas para las unidades más lujosas.

La gama más cara equipaba plumines de oro rematados en 14 quilates y con punto de iridio y la más asequible cabezas acabadas en acero. Como curiosidad, resaltar que, pese a que los artículos de la firma tenían un precio asumible para el comprador español respecto a algunos costosos modelos de marcas foráneas, las estilográficas Regia podían comprarse al contado pero también pagarse a plazos en un periodo de hasta seis mensualidades, de 17 a 50 pesetas según modelos.

La casa también comercializó algunos lapiceros como el Lápiz Atómico, con acabado dorado y capacidad para escribir durante quinientas horas, o el Lapicero Sorli que se ofrecía en seis colores.

Los modelos que hoy exponemos corresponden a los primeros años de funcionamiento de la marca y vienen realizados en celuloide.

  

 El primero está acabado en celuloide transparente de color verde, con pinceladas negras y moradas, y tiene las partes metálicas bañadas en oro.

Lleva un clip de doble ala, a la manera de Waterman’s, un estrecho anillo al final del capuchón, y la sección, lisa, viene rematada en color negro.

 Se carga mediante palanca lateral y monta un plumín, de trazo fino, escritura fluida y respiradero circular, acabado en oro de 14 quilates y marcado con la leyenda Warranted y las iniciales de la firma Kaweco enmarcadas en un octágono.


Mide 12,9 centímetros de largo por 1,2 de ancho, tiene un peso de 15 gramos y lleva grabado en el cuerpo la denominación Regia y la corona propia de la firma.

El segundo ejemplo viene rematado en celuloide transparente de color ambarino, con la sección en negro, y tiene las partes metálicas bañadas en oro.

Lleva el clip y la banda central ornamentados, de forma sencilla, con motivos geométricos y tiene la base redondeada.

 Se carga mediante palanca lateral y luce un plumín, de trazo fino, escritura fluida y respiradero circular, acabado en oro de 14 quilates y marcado con una S y la denominación Stylflex.

Mide 13,2 centímetros de largo por 1,2 de ancho y tiene un peso de 15 gramos.

Se encuentra en buen estado de conservación, con pocas señales de uso y tiempo, y lleva grabado en el cuerpo la leyenda ‘Regia Super’ y la corona propia de la firma.

 La otra ‘marca’ española a analizar es una casa bastante desconocida llamada Stylflex.

Esta empresa fue registrada en Barcelona en el año 1947 a nombre del montador / marquista José Poch Vives y estuvo operativa hasta mediados de la década de los sesenta.

Se dedicaba a importar todas las partes que componen una pluma de países extranjeros, fundamentalmente europeos, y luego las montaba en nuestro país y les ponía su marca y también, es posible, que vendiera plumines a otras firmas del sector nacional.


El modelo expuesto data de los años cincuenta y está realizado en celuloide marmolizado transparente de tonalidades verdosas, y lleva la sección y los extremos rematados en negro.

Tiene el clip acabado en punta y decorado en los laterales con una sencilla ornamentación de líneas y muestra una banda al final del capuchón. Ambos elementos están bañados en oro.

Funciona con mecanismo de botón, al que se accede tras desenroscar la base, y monta un plumín, de trazo medio, escritura fluida y respiradero circular, acabado en oro de 14 quilates y marcado con el nombre de la marca, el contraste y un triángulo invertido con una S en el centro.


Mide 13 centímetros de largo por 1,4 de ancho y tiene un peso de 18 gramos.

Para obtener más información sobre marcas y fabricantes de estilográficas españolas, un tema bastante opaco y poco estudiado en nuestro país con la excepción de la firma Inoxcrom sobre la que hay bastantes datos al permanecer activa, puede recurrirse a diversos métodos.

 Blogs como el de Julia Gusano, hemerotecas de periódicos que permiten encontrar algo de información en anuncios o publicidad de la época, un artículo publicado en La Vanguardia en noviembre de 1997 donde Ricardo Gurina, gerente de Soffer Hispania, aporta varias pinceladas, la web http://www.museodelaescritura.com/Estilograficas%20Regia%2003.htm donde se muestran varios modelos, o a la página http://www.foroderelojes.es en la que los afiliados al foro de plumas estilográficas suelen dejar apuntes interesantes.

Espero que el post os ayude a conocer mejor a estas casas españolas.

10 respuesta a “Regia y Stylflex: apuntes de dos marcas españolas”

  1. Muchas gracias por el comentario. De todas formas, no pretendo dar lecciones a nadie tan sólo intentar compartir mis pequeños conocimientos y ayudar a otros coleccionistas pero te agradezco mucho que opines así. Saludos

  2. Pingback: URL
  3. I just want to tell you that I am very new to weblog and absolutely enjoyed this web page. Likely I’m going to bookmark your site . You really have exceptional posts. With thanks for sharing your webpage.

  4. This can be quite very helpful, thank you for revealing. I’ll be self-assured other individuals will watch goods this equivalent fashion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.