El punzonado de la alpaca y el metal plateado (I)

Conjunto de hueveras con soporte. Metal plateado. Christofle y Travis Wilson

En paralelo a la platería existe todo un mundo de punzones empleados para marcar los distintos materiales que imitan la apariencia del metal precioso, contrastes que no siguen patrones definidos ni están sujetos a una estricta regulación gubernamental.

Estas marcas buscan además mimetizarse, en la medida de lo posible, con los sellos legítimos de plata con objeto de llevar a equívoco al comprador, satisfacer su orgullo de aparentar poseer un bien que no puede pagar o camuflar a terceros inexpertos el compuesto plebeyo.

Conocerlas a grandes rasgos resulta necesario para descartar, en un primer vistazo, que el metal sea noble y para, si el objeto lo merece, intentar dilucidar su origen y fabricante, algo complejo por la multitud de firmas internacionales que se dedican a la producción de piezas chapadas, laminadas, galvanizadas y de alpaca o metal blanco.

En la entrada de este mes vamos a procurar aclarar muchas de las dudas que concita este asunto.

Un sello que induce al comprador a pensar que trata con plata maciza cuando es metal chapado

El valor de la plata ha provocado que históricamente los artículos elaborados con este metal no estuvieran al alcance de todos los públicos y los orfebres han ideado fórmulas para hacer piezas más asequibles e incrementar el número de compradores potenciales.

Ideas que pasaban, al inicio, por aligerar el peso, simplificar los diseños, optimizar la manufactura u otras similares.

Punzón referido a la línea de galvanoplastia para hoteles

Todo cambia en el siglo XVIII cuando se introduce el plateado y el chapado en sus diferentes versiones y se patentan varios compuestos que imitan la apariencia de la plata.

Los acontecimientos decisivos que permiten hacer ese sueño realidad sin mermar exteriormente la calidad ni frenar la imaginación del orfebre se producen a partir de 1740.

El plaqueado inglés y la alpaca

El descubrimiento del laminado Sheffield y la producción continental de plata alemana abren la posibilidad de fabricar de forma seriada todo tipo de objetos con acabado de plata pero a precios irrisorios en comparación con las piezas de platería tradicional.

Leyenda que nos indica que la pieza es de cobre y lleva un chapado de plata

La placa británica (Sheffield plate), que combina estratos de plata y cobre para manufacturar una amplia gama de artículos de menaje del hogar (cucharas, juegos de té y café, jarras, cubiertos, bandejas, candelabros…), fue desvelada por casualidad por Thomas Boulsover, un trabajador de la empresa Sheffield’s Cutlers.

Al calentar en exceso el mango de un cuchillo que iba a reparar, observa que la plata derretida y el cobre se fusionan en dos capas diferenciadas pero que responden a los estímulos como si fueran un único metal.

Marca de plateado de la firma William Hutton

El hallazgo le compila a establecerse por cuenta propia y en nuevos experimentos desvela que, tras fundir una delgada lámina de plata sobre un lingote de cobre y trabajar el material para disminuir su grosor, los compuestos se reducen también a una velocidad equivalente.

Siguiendo este proceso puede manufacturar láminas metálicas con una delgada capa de plata pura en la parte superior y una gruesa capa de cobre debajo que consiguen el efecto de emular el metal precioso.

El método se mejora con la introducción, a partir de 1770, de la conocida como forma de doble sándwich en los accesorios con interior visible que quedaban así forrados por ambos lados -dos láminas de plata sobre una de cobre- mientras que el borde se soldaba, doblaba o disimulaba con ingenio.

Por su parte, la plata alemana, una mezcla de cobre, níquel y zinc en proporción habitual de 60%, 20% y 20%, también denominada comercialmente como níquel plata, argentan, latón niquelado, alpaca, german silver o mailechort, no contiene metal precioso.

Debe su pomposo nombre a que fueron los trabajadores metalúrgicos alemanes los que lograron producirla en el continente a imitación de la aleación china Paktong, acepción que recibían las mercancías importadas a Occidente desde Cantón realizadas con el cobre blanco que se confundía con la plata esterlina.

Sello de metal chapado que recrea las líneas de punzones de la plata auténtica británica

Esta aleación se menciona en escritos europeos desde finales del siglo XVI y en torno a 1750 surgen las réplicas alemanas del material que se concretan dos décadas más tarde en un producto equivalente producido por la metalurgia germana Suhl.

En 1823 se celebra un concurso para mejorar el compuesto hasta hacerlo visualmente indetectable en relación a la plata auténtica, reto que logran los hermanos Henniger y Ernst August Geitner con la creación de la alpaca que incluye una proporción de estaño.

Las ventajas de la nueva formulación en relación al método de Sheffield se ponen de manifiesto con el uso y el progresivo deterioro de los objetos ya que al tener un color casi idéntico al metal precioso aguanta mejor el paso del tiempo mientras que la placa británica deja ver el cobre al desgastarse.

Leyenda referida al Metal Britannia, una aleación plateada muy usada en la época

Al constatarse que la alpaca es más dura que el cobre, que fusiona bien con la plata y que puede servir de metal base para el proceso inglés, el material se introduce en el país a partir de 1830 y unos años después se implanta en Birmingham un centro de producción.

Otra aleación de peltre usada mucho en la época es el metal Britannia, de aspecto plateado y compuesto por un 92% de estaño, un 6% de antimonio y un 2% de cobre.

Sintetizado por primera en vez por James Vickers en torno a 1770, se le conocía como ‘Vickers White Metal’ y, tras unos años producido en Sheffield bajo la licencia, su inventor y herederos siguieron fabricando el material durante más de medio siglo.

Tras la aparición del proceso de galvanoplastia con plata en 1846, se empleó como metal base para el chapado (viene marcado EPBM, metal Britannia electrochapado) y como alternativa de bajo coste respecto a la alpaca (EPNS, níquel plateado electrochapado) que ofrecía mejor brillo y durabilidad.

Otras marcas alusivas al metal de la composición que pueden encontrarse en las piezas antiguas son EP (Electro plated), BP (Britannia plate), EPGS (Electro plated German silver) o EPWM (Electro plated white metal).

Retrato del científico italiano Brugnatelli

El galvanizado

El galvanizado y sus diferentes técnicas (electrodeposición, deposición de vapor al vacío y deposición por pulverización catódica) permiten aplicar una capa de metal sobre otro mediante una corriente eléctrica o, en jerga más técnica, recubrir, por depósito electrolítico, un cuerpo sólido con una capa metálica.

El nuevo procedimiento, deudor de las investigaciones electroquímicas de los italianos Luigi V. Brugnatelli y Alessandro Volta con la pila voltaica, fue replicado, en torno a 1839, con técnicas equivalentes implementadas en Gran Bretaña y Rusia y, pronto, se extendió también a Estados Unidos.

Poco después, el británico John Wright acredita que el cianuro de potasio es un electrolito apto para el chapado del oro y la plata y sus patentes le sirven para, junto con sus socios los hermanos Elkington, fundar una industria en Birmingham que se convierte en la primera productora mundial de galvanoplastia.

Sello de la casa Elkington que obtiene un éxito mundial con sus productos

Los alemanes no tardan en adoptar la tecnología y abren la primera fábrica en Hamburgo (1876).

En Sheffield, uno de los principales centros productores mundiales de metal precioso y aleaciones metálicas, la galvanoplastia con plata pura y la electrodeposición coexisten con el sistema tradicional de placas.

Este último, que pervive hasta principios del pasado siglo y se destina a artículos de mucho desgaste como botones y jarras, se combina, en ocasiones, con el galvanizado para crear piezas híbridas de cuerpo plaqueado y detalles plateados.

Para evitar confusiones al referirse a ambos procesos técnicos suele emplearse el término Sheffield Plate para designar los artículos fabricados mediante electrodeposición (baño de plata) y la expresión Old Sheffield Plate para los elaborados con placas de plata pura sobre cobre.

Continuará en mayo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.