Fabricantes y marcas históricas de mecheros antiguos (I)

Encendedor de gasolina con mecanismo de martillo y cuerpo de metal plateado

A principios de la centuria pasada, coincidiendo con el descubrimiento de los elementos que conforman el encendedor moderno, se produce una eclosión de patentes y una efervescencia en materia de constitución de manufacturas dentro del sector.

En este competitivo contexto, la gran mayoría de estos primigenios fabricantes apuesta muy fuerte por todas las estrategias corporativas que constituyen lo que hoy conocemos como marketing y que en aquel entonces eran conceptos aún muy incipientes.

Pero principalmente, al margen de potenciar la investigación, el lanzamiento de nuevos productos y la búsqueda de una tecnología más eficiente y funcional, embocan sus esfuerzos en crear una sólida imagen de marca.

Una enseña con la que se identifiquen los consumidores y que transmita valores consecuentes con una idiosincrasia y unas características propias que permitan discernir, a simple vista, sus creaciones.

Se trata de aglutinar y unificar los recursos para que todos los departamentos de la compañía (diseño, ingeniería, ventas…) trabajen, en esta materia, en idéntica dirección.

No consiste, que también, en intentar hacer el mejor producto sino que hay que lograr fidelizar a los clientes, ofrecerles un extra, un intangible, y que siempre tengan la sensación de que tu referencia es la mejor.

Hay muchos encendedores antiguos de casas históricas que aúnan estas características y presentan diseños atemporales, que apenas introducen ligeros matices a través de los años y que mantienen la pureza de su esencia y personalidad sin pasar de moda.

Serie de la marca estadounidense Zippo con motivo de jinete en relieve

Marcas como Zippo, Dupont, Cartier, Evans, Dunhill, Imco y Ronson siguen, en líneas generales, esta vía de acción y son recompensadas por el público con crecimientos contínuos de ventas, clientes apasionados y reputaciones rocosas, con fortalezas para enfrentar crisis y vaivenes de mercado.

Otras firmas recorren caminos divergentes y gestan productos de consumo rápido y masivo, imitando siempre las tendencias estéticas dominantes y apostando por materiales y mecanismos de precio contenido, aunque merme la calidad y el posicionamiento del nombre comercial se vea afectado.

Thorens es una de las marcas antiguas

de encendedores más apreciada

por su intensa historia y sus bellos modelos

Art Decó de bolsillo y sobremesa

En los inicios del siglo XX el mayor productor mundial de encendedores era Austria gracias al revolucionario invento de la piedra, tal y como se indica en el libro de José Pérez Richarte ‘El cuarto elemento: < >. Historia de los Encendedores‘.

En esta nación operaban firmas famosas del estilo de ImcoRichard Kohn (R.K.), de corta vida industrial pero con modelos atractivos del estilo del botín de señora Calígula de 1912, R.L., una fábrica que fabricó el exitoso Rival (1913), y Dandy que hacía piezas en forma de pistola.

Mechero de metal cromado con banda central de marfilina y motivo de tigre

Pronto, otras potencias europeas (Francia, Reino Unido, Alemania, Suiza…) con artículos selectos y de alta calidad, Estados Unidos y, más tarde, Japón arrebatan esta distinción al país centroeuropeo.

En el continente nacen algunas de las mejores marcas históricas de encendedores. A bote pronto, podemos destacar Myflam, Karl Wieden, Arer, Baier, Mugette y Zunder en Alemania, Siver Match, Cartier, Myon, Dupont, LancelFlaminaire en Francia, Popell en Holanda, DunhillColibrí y Asprey en el Reino Unido o Diplomat, Eterna y Thorens en Suiza.

Por su parte, las casas americanas (Ambassador, Elgin-American…), con celebradas aportaciones en materia de diseño de encendedores de sobremesa, se caracterizan por trabajar con producciones limitadas pero variadas en estilos y formas para intentar llegar a diferentes estratos de público.

También sienten querencia hacia los encendedores prácticos y funcionales aunque hay excepciones notables –Ronson sería un ejemplo-que priman más la sorpresa y la imaginación.

Unidad con forma de reloj de bolsillo

Uno de los motivos decorativos más empleado por las firmas estadounidenses es la Estatua de la Libertad, icono plasmado en muchas series por Zippo, su marca más icónica.

Dentro de la sub-rama de encendedores figurativos, es justo hacer también un reconocimiento a Japón, un país autor de modelos emblemáticos que son del agrado de cualquier amante de los mecheros y cuna de infinidad de pequeñas firmas de las que se tienen pocos datos pero que firman creaciones muy originales y buscadas por los aficionados.

Como en otros muchos campos industriales, la ocupación estadounidense en la posguerra y los bajos salarios favorecieron la aparición de gran cantidad de talleres especializados con productos de buena calidad, diseño llamativo y precios casi imbatibles.

Estos artículos fueron producidos entre 1945 y 1952, se identificaban con la leyenda ‘Made in occupied Japan’ y es raro que aparezcan marcados (hay alguna excepción como las iniciales P.K.S.).

Encendedor japonés y juego de platitos

Esta positiva línea empresarial se refuerza en décadas posteriores y el mundo vive una invasión de piezas llegadas de Oriente con una presencia muy atractiva e innovadora.

Reproducciones fieles de cuidada apariencia, dotadas de mecanismos fiables y partes móviles. Aparatos de radio, barcos, coches, máquinas de escribir, cámaras de fotos, micrófonos, budas, bolas, botas, lámparas, teléfonos y otros muchos objetos cotidianos y curiosos.

El empuje del sector se mantiene hasta nuestros días y la relación de marcas resulta bastante extensa y difícil de seguir:(OmegaPrinceSaromeBronicaMarumanRobleHadsonK.B.L.,   Direct, PenguinZaimaKKWZenithWindmill…)

Tampoco deberíamos olvidar, salvando las distancias, los mecheros producidos dentro de nuestras fronteras por marcas autóctonas como Flamagas, Jutson, Nico-Matroes o por firmas de capital mixto del estilo de la hispano-germana Consul y la franco-española Feudor.

Del mechero moderno, cuya forma prototípica remite a las antiguas cerilleras rectangulares y de bordes redondeados que se empleaban antes de la aparición de los fósforos de seguridad, existían en los años dorados tres grandes versiones: encendedores de goipeo manual, encendedores semiautomáticos y encendedores automáticos.

El modelo automático de Ronson, el Banjo, que tantos éxitos reportó a la empresa

Los primeros (de rascador, de mecha, tipo Zippo y algunos modelos de martillo) obligan al usuario a girar la rueda o golpear el pedernal para que la chispa prenda la mecha.

En los segundos, que aparecen por primera vez en 1922 y se emplean mucho en los encendedores de sobremesa, basta con abrir la tapa para que la rueda se desplace y surja el fuego. Los modelos tempranos corresponden a marcas como Nassau y Lancel.

Los últimos, que se basan en una tecnología inventada en 1926 por el fundador de Ronson para el modelo Banjo, sólo exigen presionar un botón para tener llama y mantenerlo apretado para conservarla.

 En la entrada de este mes queremos ofreceros un listado, ordenado por orden alfabético, de las principales marcas y fabricantes de encendedores antiguos de gasolina y gas a ambos lados del Atlántico.

Mechero que recrea una cámara de fotos

No están todas, ya que existen infinidad de enseñas y resulta difícil encontrar datos corporativos e históricos de muchas firmas y manufacturas de mecheros, aunque sí aparecen las más notables y conocidas.

Además, hay que tener en cuenta que se registra una ingente producción ajena a las marcas, artesanal, empresarial y particular, no incluida en este compendio pero digna de atención por parte del amante de estos artículos.

Son piezas que, por razones diversas, no se identificaban pero que, en muchas ocasiones, se equiparan a las de las mejores casas.

Esperamos que la relación sirva de ayuda a los coleccionistas de mecheros de época y a los aficionados a un producto que brinda posibilidades muy divertidas a la hora de confeccionar una colección de encendedores antiguos.

Muchos entusiastas deciden crear muestras de encendedores de sobremesa o de mecheros figurativos (cámaras, televisores, cigarrillos, medios de transporte…) mientras otros prefieren los encendedores de bolsillo o son fieles a una determinada casa e intentan adquirir todas sus referencias.

Encendedor anónimo de lujo que representa un Buzón de Correos

También se puede orientar una colección en torno a un estilo histórico, un país, una época concreta, un diseñador… las opciones son múltiples y los precios muy variables.

Además, salvo que se elijan unidades de despacho, los mecheros ocupan poco espacio y resultan una excelente vía de entrada en el coleccionismo.

Sin más dilación, pasamos a exponeros el listado basado en diferentes fuentes entre ellas los volúmenes ‘Cigarette lighters‘ de Stuart Schneider & George Fischler, ‘Lighters‘ de Stefano Bisconcini y ‘The Handbook of vintage cigarette lighters‘ de Stuart Schneider & Ira Pilossof:


Fabricantes emblemáticos

y marcas históricas

de encendedores antiguos


  • Abdulla: Marca francesa, adquirida por la familia Quercia, que fabrica pipas, encendedores de bolsillo y sobremesa y cigarrillos entre los años 1920 y 1940. Sus mecheros son de una calidad extremadamente alta y emplean mecanismos semiautomáticos y automáticos alimentados con gasolina y con botón de seguridad. Muy apreciados por los coleccionistas, presentan diseños art decó, cuentan con paravientos y emplean decoraciones con lacas, relieves, motivos geométricos y piel. Vienen acabados en latón plateado, cromado o niquelado.
  • American Safety Razor Company (ASR): Compañía estadounidense establecida en Nueva York que manufactura mecheros de bolsillo y escritorio de buena calidad. En los cincuenta disponía de un catálogo variado con modelos con fundas de piel intercambiables, unidades adornadas con madreperla, piezas decoradas con motivos de corazón o encendedores en forma de vaso oriental que combinaban plástico de colores y metal dorado.
  • Baier: Opera en Alemania entre 1930 y 1940 y sus piezas de posguerra vienen marcadas U.S. Zone. Crea productos de cuidada factura y usa un mecanismo similar al de Ronson.
    Modelo Beattie Jet para fumadores de pipa

    Se caracteriza por encendedores figurativos y singulares como sus mecheros de sobremesa con ceniceros y cajas de cigarrillos en forma de carrito y jeep con remolque realizados en aluminio y latón.

  • Beattie Jet: Marca que identifica un encendedor de pipa americano muy famoso que se ofrecía en plata, piel, metal lacado y otros materiales y montaba un sistema de presurización de aire que disparaba una potente llama que servía hasta de luz. El mechero, producido entre 1945 y 1960, resulta común en Estados Unidos aunque es difícil de encontrar en Europa.
  • Beney: Casa británica que hace bellos encendedores y dispensadores de combustible de plata, oro, metal plateado, cromado, dorado y los embellece con baquelita de color, esmaltes y finos cincelados.
  • Bowers: Otra firma estadounidense que manufactura ingeniosos encendedores para pipa.
  • Braun: La casa alemana de electrodomésticos se sube, al igual que Rowenta, al exitoso mercado de encendedores con creaciones de bolsillo y sobremesa y un catálogo en el que predominan las piezas elaboradas con materiales metálicos, satinados, cromados y lacados, combinados con sencillos motivos decorativos. Un modelo curioso fue la Tostadora, un encendedor de sobremesa de gas butano presentado en 1970.
  • Cartier: La historia de la marca francesa se inicia en 1847 cuando Louis François Cartier se hace cargo de la dirección del taller de orfebrería de su maestro, Adolphe Picar, y nada más lanzar sus primeras creaciones obtiene éxito, fama, reconocimiento y querencia entre famosos y aristócratas, siendo nombrado proveedor de la corte de Luis Felipe. El primer encendedor de la casa aparece en la segunda mitad del siglo XIX -probablemente un ‘estuche de fuego’, con yesca, sílex y eslabón, realizado por encargo-pero no será hasta después de la Primera Guerra Mundial, cuando desvele mecheros de fricción y rueda, casi siempre piezas exclusivas, con materiales preciosos y personalizadas al gusto de los compradores.
    Detalle de un patrón decorativo de un encendedor de la casa francesa Cartier

    La compañía inicia una expansión internacional a partir de 1902 con la fundación de Cartier London (lo que reporta colaborar con Dunhill en un modelo diseñado en Francia en plata, oro u oro con laca y gemas y comercializado bajo el nombre de Tallboy) y Cartier New York (1908). Los encendedores de la empresa siempre se han caracterizado por la exclusividad, la calidad y el elevado precio. En 1968 introduce su primer encendedor de butano, el Ovale. Además de customizar a petición del cliente, suele lanzar bastantes series limitadas, tanto de bolsillo como de sobremesa, y siempre emplea materiales nobles, exclusivos o novedosos, con diseños y elementos decorativos elegantes y atemporales.

  • Clark: Firma estadounidense establecida en North Attleborough (Massachusetts) que opera entre 1920 y 1940. Todos los modelos, muchos de martillo, eran de gama alta, rematados en oro y plata, dotados, a veces, de relojes y decorados en algunas líneas con ornamentaciones singulares art decó y creadas por la marca de estilográficas Namiki, una de las especialistas mundiales en la técnica de lacado maki-e (estas últimas unidades de nuevo, como ocurrió con el Tallboy, son firmadas por Dunhill).
  • Colibrí: La firma británica, cuyo nombre original fue JBELO, fue constituida a principios de los años treinta por los hermanos Julius y Ben Lowenthal. De origen judío, iniciaron su andadura a comienzos del siglo trabajando en empresas alemanas de artículos para fumador y tras la Primera Guerra Mundial fundan en Frankfurt la Benlow & Lowenthal y producen pipas y encendedores. En 1927, Julius diseña un mecanismo de rueda innovador, cómodo y muy rápido, al que denomina Colibrí, en honor al pájaro que bate sus alas. La llegada de los nazis al poder les obliga, en los años treinta, a huir al Reino Unido donde, usando esa denominación, constituyen la Colibri Lighters Limited, con sede en Londres, y retoman la comercialización de sus modelos bajo las marcas Benlow Ltd y Colibri Lighters Ltd.
    Modelo vintage de la casa británica Colibri

    Dos enseñas que pondrán en apuros al mismo Alfred Dunhill que también había entrado en el negocio para responden a la demanda de su elegante tienda de tabacos. El primer modelo Colibrí se manufacturó entre Alemania, Suiza e Inglaterra. Las instalaciones de la compañía fueron destruidas durante la guerra aunque se reconstruyeron y la casa continúo lanzando innovadores series, tanto en materia de diseño como a nivel tecnológico. En los treinta presenta uno de sus mayores éxitos, el Monopol, que da lugar a diferentes versiones y del que fabrica unos veinte millones de unidades. Esta línea se presenta veinte años después en latón bañado en oro y con reloj suizo y su mecanismo se monta igualmente en el primer modelo de gas que Colibrí realiza en colaboración con Flaminaire a mediados de los cincuenta. Esta marca sigue la tradición inglesa de hacer productos elegantes y con clase y sus diferentes líneas posteriores (Molectric, Sensatron, Jetric, Lasatron…) gozan de bastante prestigio.

    Modelo Monopol de la firma británica Colibri

    La primera representa el primer encendedor piezoeléctrico de bolsillo del mercado dotado de un dispositivo que golpea un cristal de cuarzo al presionar el botón y origina una descarga eléctrica que enciende el gas. Son muy reconocidas sus piezas de plata y plata nielada de los años veinte y treinta y ya en los ochenta hace una curiosa unidad de gas con batería, Beam Sensor, que equipa un sensor electrónico que prende la llama al insertar la uña en el orificio situado bajo el encendido. Otros modelos curiosos de la casa son la flor de metal de 1949 o el busto de cerámica de Long John Silver (1952).

  • Douglass Lighters: Esta marca, que trabaja para Van Clef & Arpels y Tiffany,  comercializa en los años veinte exclusivos, elegantes y costosos encendedores semiautomáticos de martillo que, a veces, marcaba con la leyenda ‘Wrigley Bldg, Chicago’. Fueron realizados en California y había modelos de plata, chapados en oro, de níquel y piel y también piezas de sobremesa con dispositivos automáticos.
  • Dunhill: Alfred Dunhill, el fundador de la emblemática marca británica, una referencia dentro del ramo por la calidad de sus artículos, empezó su actividad empresarial en 1907 con una tienda de productos para el fumador que ganó fama gracias a su enorme variedad y a la posibilidad que ofrecía a los clientes de combinar y configurar sus propias mixturas. En cuanto el negocio floreció, invierte en la manufactura de pipas, donde también se hace un nombre consolidado con ideas sorprendentes como asumir el aculatado de la unidad y evitarle el proceso al usuario, y luego en el sector de encendedores.
    Detalle de la base de un mechero Dunhill

    Los mecheros ya forman parte del catálogo de la sucursal estrenada en 1922 en la Gran Manzana pero hasta finales de ese año no serán de producción propia sino de terceros fabricantes. El primer encendedor de la casa es el Unique, una unidad innovadora cuya patente procede de 1919 y está registrada a cargo de Greenwood y Wise, que rompe con lo establecido al presentar forma de mostacera y permitir el encendido con una sola mano. Hay varios tamaños y series y la unidad (‘el encendedor perfecto’) se convierte en un icono para la marca. Una década después se presenta el Unique Sport que incorporaba un paravientos para adaptarse a cualquier condición climática y un sistema de doble rueda y el Ball, un modelo de sobremesa dirigido al público femenino que destacaba por su limpieza y comodidad al usar el mismo método. Con esta configuración, la fricción se produce en la primera rueda que transmite a la segunda el movimiento con lo que ésta permanece limpia, no mancha el dedo pulgar y evita además que se dañe ya que no es áspera al tacto. La idea fue muy bien acogida por los clientes y muchos pidieron que les modificaran las antiguas versiones. A partir de 1928, el hermano de Alfred, Herbert, se hace cargo de la dirección que siguió en manos de la empresa familiar. La compañía, aún en activo, tomó en esas primeras décadas decisiones arriesgadas que ha visto recompensadas con el paso del tiempo como los acuerdos de colaboración con la fábrica suiza La Nacionale que diseñó muchos modelos para la compañía, algunos dotados de relojes, y que evitó que la marca se viera desplazada de los mercados internacionales durante la Segunda Guerra Mundial.

    Juego Art Decó formado por encendedor y pitillera de la marca Alfred Dunhill

    La casa británica también supo diversificar su actividad y crear divisiones separadas para tipologías de diferentes productos. Una línea de encendedores de nivel inferior con respecto a la casa matriz pero de gama media alta es la lanzada bajo la marca subsidiaria Parker Pipe Ltd que también fabrica encendedores de bolsillo económicos como el Beacon. Estas aventuras empresariales eran tónica habitual en la firma inglesa que también está especializada en la manufactura de accesorios de lujo, entre ellos un dispensador de gasolina (1928) para recargar sus modelos, rematado en plata y oro y de delicado acabado. En los años treinta lanza los modelos Savory y Sylph, con finos patrones de guilloché, además de una bella reproducción de pistola antigua / encendedor a la manera de los antecedentes de los mecheros modernos y en los cuarenta presenta el Roll Boy y el Alduna.

    Encendedor Dunhill Tinder con forma de pistola, objeto de deseo de los coleccionistas

    Hasta el año 1956 no aparece el primer modelo de butano, el Rollagas, al que siguen series como el Sylph y el atractivo Aquarium. Las piezas de Dunhill son algo especial y hay referencias muy buscadas como las acabadas en plata y vermeil con esmaltes ornamentales (geométricos, de pájaros, flores y motivos figurativos) y las de plata u oro equipadas con relojes, dotadas de mecanismos de martillo y embellecidas con guilloché, colores y formas variadas. Igualmente, el catálogo incluye mecheros de ónix y bambú, recubiertos con tejidos trenzados y esmaltes bicolores y también encendedores en juegos de pistolas de duelo, con forma de escultura, bola y trompeta y combinaciones de encendedor y abrecartas o regla.

Interior de un mechero con forma de pistola

Continuará

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *